TripAdvisor
Críticas de comida que no hablan de comida, pataletas, argumentos marcianos y 
ajustes de cuentas: la cara oscura de TripAdvisor.

TripAdvisor es una de las webs de críticas más populares y a la vez controvertidas: muchos restaurantes la odian y otros tantos ansían su certificado de excelencia. Más allá del debate, hay un hecho incuestionable: a veces, TripAdvisor es un delirio. Y de los buenos. La facilidad con la que cualquiera puede escribir una crítica salvaje desde el anonimato ha generado en la cara B de esta plataforma una subcultura de la rabia alimentada por la venganza. El todo vale.

Por supuesto que hay críticas constructivas, pero bajo esa fina capa de verdad y sensatez opera el cliente encabritado, siempre dispuesto a vomitar los juicios más absurdos para desquitarse. Bienvenidos a la deep web de TripAdvisor. Y quien quiera argumentos, que se vaya a otro sitio.

TripAdvisor rebosa críticas de gente encabronada que se cree con derecho a copazos gratis y agasajos de los chefs, como si todo estuviera incluido en el menú degustación. Al cocinero mediático más le vale estar preparado para salir de las bambalinas cuando lo requiera el comensal. Da igual que algunos confundan el plató de Masterchef con el restaurante Àbac. Si eres Jordi Cruz y no saludas o te haces la foto, la ira de algunos se cebará con tu restaurante. ¿La comida? A quién le importa esa menudencia.

En este festival del dislate, un nuevo perfil de opinólogo absurdo asoma la patita y abandera una nueva tendencia paranormal de la que nos alertaba Mikel Iturriaga en su cuenta de Twitter: dejar constancia en TripAdvisor de que no puedes opinar de un restaurante porque estaba cerrado. Perder 10 minutos de tu vida para explicar que no puedes explicar nada. El universo TripAdvisor engulléndose a sí mismo. Implosionando. Definitivamente, en las cloacas de esta web el cliente siempre tiene la sinrazón.

Comparte en tus redes sociales! Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn

DEJAR UN COMENTARIO